La sexualidad en el embarazo es un tema que muchas personas evitan tocar, ya sea por desinformación o porque lo consideran incómodo. Desde el aspecto biológico durante el embarazo se sufren molestias y cansancio, lo que pueden ocasionar que lo que menos quieras sea mantener relaciones sexuales, de igual forma tus senos se encontrarán sensibles, tan sensibles que quizá te duelan al ser acariciados.

 

Sin embargo, algunas mujeres se sienten del modo opuesto: el aumento de sangre en el complejo clitoral hace que sientan mayor placer. Si te sientes de esta forma lo que puedes hacer es encontrar nuevas posturas sexuales que te ayuden a sentirte más cómoda con tu barriga.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que hay algunas situaciones en las que se recomienda no mantener relaciones sexuales con penetración:

  • amenaza de aborto.

     

  • amenaza de parto prematuro.

     

  • placenta previa con sangrado al final del embarazo.

 

Si te encuentras en cualquiera de estas situaciones pregunta a tu ginecólogo si es posible tener relaciones sexuales, incluso puede que mantener relaciones sexuales sea beneficioso para alguna situación.