La anemia en la mujer es un tema especial, ya que en edad fértil se presenta con más frecuencia. Las causas de esta anemia son la pérdida de sangre, la lenta producción de glóbulos rojos o la rápida destrucción de estos.

 

La anemia más común en las mujeres es la anemia ferropénica, la que está asociada a la pérdida hemática frecuente, es decir la pérdida de sangre por la menstruación.

 

Durante el embarazo puede existir anemia debido a concentraciones bajas de hierro y de ácido fólico en la dieta, y a ciertos cambios de la sangre.

 

Otras razones por las que puede existir anemia en la mujer son:

 

  • Las hipermenorreas (reglas abundantes con gran pérdida hemática).

 

  • La patología orgánica uterina como presencia de miomas que no permiten una buena contractilidad uterina.

 

  • Los pólipos endometriales también pueden provocar pequeños sangrados que si no se cortan en el tiempo pueden acabar provocando anemia.

 

  • La perimenopausia, periodo previo a la menopausia que cursa muy frecuentemente con alteraciones menstruales, entre ellas ciclos irregulares cortos y reglas muy abundantes, a veces llegando incluso a sangrados tan exacerbados que conllevan a anemias agudas que pueden precisar la necesidad de transfusiones.

 

Para prevenir la anemia puedes incluir en tu dieta la carne roja, el huevo, la espinaca y los cítricos, leguminosas y lácteos. Ante cualquier malestar o cualquier duda consulta a tu médico, quien te podrá guiar hacia la mejor respuesta.